Puente Romano de Alcántara

“Durará mientras dure el mundo”

Comparte

El Puente Romano de Alcántara, que ostenta el título de Monumento Nacional, está ubicado a unos 400 metros al norte de la población del mismo nombre, en la carretera que conduce a Portugal.

Este puente era clave para la comunicación de la vía Norba, que conectaba el norte portugués con la Beira Alta y con dos importantes arterias como la Vía de la Plata y la Vía de Lisboa a Braga.

El puente que une dos países. Símbolo de Extremadura. Una obra que asombra al mundo por su destreza arquitectónica.

El puente romano más alto del mundo es tan impresionante, que en el s.XII el geógrafo musulmán Al-Idrisi dijo que era una de las maravillas del mundo. Construido hace casi dos milenios, «durará mientras dure el mundo»… como hizo grabar su constructor Cayo Julio Lacer «Pontemperpetui mansurum in saecula mundi».

Tiene una longitud de 214 metros sobre el Tajo. Está apoyado sobre cinco pilares de diferentes alturas que se adaptan al terreno. En el centro del puente, sobre el pilar central, se eleva un Arco de Triunfo de unos 13 metros de altura. Aunque ha sido modificado en varias ocasiones a lo largo de la historia, conserva algunas inscripciones, como la fecha de construcción y una dedicatoria al emperador Trajano.

Ubicación e ingeniería romana

El Puente de Alcántara se situaba en la vía secundaria que conformaba la red de calzadas romanas de Hispania. Sin embargo, esta impresionante obra de ingeniería no fue una obra pública pagada por el estado romano. En la antigua Roma los puentes, Opus Pontis, eran responsabilidad de una región. Por tanto, el Puente de Alcántara fue costeado por doce municipios.

El lugar escogido para su construcción fue un tramo estrecho del Tajo, ya que la fuerza del caudal era menor. La gran verticalidad del puente se debe a que las crecidas del río son considerables. El imponente Puente de Alcántara se erigió entre los años 105 y 106 dC, obra del arquitecto romano Cayo Julio Lacer. El puente mide 214 metros y está apoyado sobre cinco pilares de diferentes alturas adaptados a la orografía del terreno. La anchura de sus dos arcos centrales sigue impresionando hoy día: unos 48 metros. Solamente dos de estos soportes están anclados en el río, por lo que, durante el estiaje quedan protegidos de la corriente el resto de apoyos. Esta es una de las razones que explica su óptima conservación.

La ingeniería romana muestra en el Puente de Alcántara su gran capacidad para construir infraestructuras perennes. El puente se asienta sobre unos sólidos pilares cubiertos por sillares almohadillados dispuestos a soga y tizón (se alternan por su lado más largo (soga) y otros por el más corto (tizón), una técnica después utilizada por los árabes), con unas dimensiones de 60 × 120 cm. El resultado es una obra armónica y precisa.

Arco del triunfo

El Puente de Alcántara está coronado sobre el arco central con un Arco del Triunfo de 13 metros de altura. A pesar de que ha sufrido modificaciones a lo largo de la historia, mantiene algunas inscripciones como la fecha de su construcción y una oda al emperador Trajano. El puente cuenta con una altura total de 57 metros sin contar con el arco. La calzada posee una anchura de alrededor de 8 metros y hoy, todavía se puede circular y pasear por ella.

[fusion_builder_container type=”flex” hundred_percent=”no” hundred_percent_height=”no” hundred_percent_height_scroll=”no” align_content=”stretch” flex_align_items=”flex-start” flex_justify_content=”flex-end” hundred_percent_height_center_content=”yes” equal_height_columns=”no” container_tag=”div” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” status=”published” border_style=”solid” padding_top=”50″ box_shadow=”no” box_shadow_blur=”0″ box_shadow_spread=”0″ gradient_start_position=”0″ gradient_end_position=”100″ gradient_type=”linear” radial_direction=”center center” linear_angle=”180″ background_position=”cen