Mata de Alcántara

Un nido de aves y dehesas marcadas por la historia

Contacto

Ayto. Mata de Alcántara
Plaza de España, 1
10970 Mata de Alcántara, Cáceres (Extremadura)

927 371 032
www.matadealcantara.es

Mata de Alcántara esta enclavada en la Reserva de la Biosfera Tajo Internacional, destacando el corredor ecológico denominado Rivera de La Mata en el que podremos encontrar fauna y flora característica así como restos de los diversos molinos de agua, lagares, etc. que daban vida a la zona.

Entre sus numerosas fiestas y tradiciones sobresalen la singular ‘Pela del Potro’, la inenarrable Ruta Naharro, la Romería de San Lorenzo en plena dehesa boyal y el EquinOcciO de OtoñO-Mercado de La Reconquista que se celebra el segundo fin de semana de octubre en torno al puente del día del Pilar.

El origen de la villa de Mata de Alcántara está ligada a la Reconquista y a la Orden Militar de Alcántara. La conquista de estos territorios fue llevada a cabo por Alfonso IX de León, que toma Alcántara en 1213, y los entrega a la Orden para su defensa y organización. A partir de este momento, se utiliza el sistema de encomienda por el que un comendador administra el territorio para repoblar la zona, surgiendo así, diversos pueblos, entre los que se encuentra La Mata. Sin embargo, la presencia humana en este territorio es mucho más antigua, como evidencia la existencia de importantes vestigios de épocas anteriores constituidos por altares rupestres prerromanos, como el de la “Peña Carnicera”, antiguos lagares romanos, tumbas paleocristianas, etc.

El siglo XVI fue el siglo de desarrollo y crecimiento de esta zona y en La Mata quedó plasmado a través de la construcción de su iglesia parroquial de Nuestra Señora de Gracia, obra del gran arquitecto Pedro de Ibarra. En los siglos XVII y XVIII el municipio sufrió los efectos de las guerras con Portugal, traducidos en saqueos y pillajes; al igual que en los inicios del siglo XIX, con la invasión francesa y la guerra de la Independencia.

Curiosidad: La ribera de La Mata, que desemboca en el Tajo, se ha creado aprovechando pequeñas depresiones en el terreno y materiales fácilmente erosionables, que han formado una red de arroyos y regatos de vital importancia para la supervivencia de algunas especies.

El topónimo de La Mata existe desde 1229. A partir de la segunda mitad del siglo XIX es cuando oficialmente se la denomina Mata de Alcántara, aunque para los habitantes del pueblo sigue siendo La Mata.

El paisaje predominante es la dehesa, surgida del aclareo del bosque mediterráneo, combinada con pastizales, olivares y riberos ligados a diversos cursos de agua. Históricamente las dehesas de Mata de Alcántara tienen mucha importancia porque eran terrenos públicos y sus aprovechamientos eran comunales y beneficiaban a toda la población. Se puede destacar la dehesa boyal, donde encontramos un mirador de aves y el Galapero (peral silvestre). El visitante puede observar el entorno natural de sus dehesas y de sus charcas, como la de Cuetos, en la ribera de La Mata, con una importante riqueza faunística, especialmente aves, cigüeñas blanca y negra, garzas, grullas y ánades.

No te puedes ir sin ver…

Este edificio de sillería, obra del arquitecto extremeño Pedro de Ybarra, se erige en su mayor parte durante el siglo XVI, aunque la torre, de planta cuadrada, pertenece al siglo XVII. El templo se encuentra inacabado, por ese motivo se observa en su construcción dos partes definidas claramente. A pesar de todo, se ha declarado Bien de Interés Cultural como monumento.

Su única nave se encuentra cubierta con una magnífica bóveda de crucería estrellada, pertenecientes al gótico final. En el interior destacan varios elementos, como el retablo mayor, de finales del siglo XVI o principios del XVII, que alberga ocho imágenes, restos de pinturas murales adjudicadas a Juan de Ribera, pequeños retablos laterales, una imagen de Cristo crucificado y un Cáliz de plata.

Su función estaba ligada a las actividades agroganaderas. Servían de refugios temporales a pastores y campesinos. Aquí guardaban los aperos y los utensilios de labranza.

En la actualidad, su función tradicional se ha perdido debido a la mecanización del campo y a la modernización de las explotaciones ganaderas. Su estructura está siendo imitada y recuperada en nuevas construcciones como alojamientos rurales.

Esta ruta se inicia en Mata de Alcántara y llega hasta la Peña Carnicera. Tiene una longitud aproximada de 3,37 km de fácil recorrido hasta llegar al interesante santuario lusitano. La duración del trayecto sería de aproximadamente 52 minutos de ida con un camino normalmente llano.