Rutas en moto

Comparte

Tajo Internacional ofrece un buen puñado de alternativas para practicar mototurismo, tanto por su espectacular entorno, repleto de naturaleza y vestigios históricos, como por la calidad de las carreteras extremeñas, que tienen un asfalto perfecto y se mimetizan con el terreno.

Si lo que buscas es un destino diferente, lugares con encanto a través de carreteras recónditas, tu lugar perfecto es Tajo Internacional. Aquí podrás disfrutar tanto del imponente Puente de Alcántara como de pequeñas aldeas o rincones escondidos, en los que se mantiene el equilibrio con el ser humano desde hace milenios.

Así, bajo el vuelo de aves como águilas o cigüeñas, surcarás dehesas, matorral y riberos atravesados por el gran río Tajo. Una auténtica gozada para los amantes del slow ride. Os proponemos una ruta circular para disfrutar de todo el esplendor de la Reserva de la Biosfera y Parque Natural Tajo Internacional:

Brozas

Tajo Internacional da la bienvenida al viajero en moto con este impresionante conjunto monumental, producto de la que fue la encomienda de la todopoderosa Orden de Alcántara, que oscila entre los siglos XV y XVII. Destaca también su entorno natural rico en aves esteparias y acuáticas, como anátidas, grullas, avutardas y cigüeñas de sus charcas y humedales.

CASTILLO-DE-LA-ENCOMIENDA_BROZAS

Villa del Rey

Uno de los ejemplos de la España rural ubicada en medio de la dehesa trujillana-cacereña. Aquí, se respira tranquilidad al son del crocoteo de la cigüeñas. Todo un placer que te aleja de la vorágine de la gran ciudad.

Alcántara

Seis kilómetros después el viajero se encuentra con la joya de Tajo Internacional. Su nombre procede del árabe y significa ‘El Puente’ y atravesar su impresionante Puente Romano en moto es algo que hay que hacer al menos una vez en la vida. Este enclave fue el centro neurálgico de la Orden de Alcántara y ahora es el centro neurálgico del Parque Natural Tajo Internacional. Si te apetece conocer más te informarán de todo en el Centro de Interpretación del Parque Natural y Reserva de la Biosfera Tajo Internacional (Calle Cuatro Calles, 2) y en la Oficina de Turismo (Avenida de Mérida, 21).

Por si esto fuera poco, puedes disfrutar de la playa. Sí, has leído bien, porque a pocos kilómetros puedes aparcar la moto y darte un chapuzón en la Cantera de Alcántara y despedir el día con las increíbles vistas del mirador de la presa. Ambos lugares son accesibles para la moto.

La Cantera es, además, uno de los mejores lugares para observar cigüeñas negras, alimoches, buitres leonados o roqueros solitarios. Es por ello que nuestra visita debe ser especialmente respetuosa en este lugar, sobre todo durante la primavera, periodo de reproducción de las principales especies de aves que anidan en sus riscos.

Piedras Albas

A través de un pequeño tramo con curvas llegamos a esta localidad a tan solo 7 kilómetros de Portugal. Acércate hasta la ‘Peña Buraca’, el también llamado ‘El Canchal de los dos ojos’. Pregunta en el pueblo por el camino ‘Casa del Cuartillo’, que no está pavimentado pero es fácil de transitar. Una vez cruces el paso canadiense gira a la derecha y entre encinas y lagares encontrarás tumbas y restos de mampostería donde se impone este monumento del bajo imperio.

Peña Buraca - Piedras Albas

Zarza la Mayor

Un buen itinerario para recorrer en moto es el Puente Romano de Segura, un enclave fronterizo espectacular. Pasea por el Erjas, al norte, para disfrutar de un paisaje escarpado que divide a los dos países. Luego, vuelve a España a través de la CC-174 dirección a Zarza la Mayor. Aquí, haz un alto en el camino para observar la Fuente de la Conceja, una muestra de arquitectura funcional popular del siglo XIV y que representa uno de los principales yacimientos acuíferos de la zona. La Casa Consistorial, donde se ubicó la Real Fábrica de la Seda en el siglo XVIII, la iglesia de San Andrés o la fortaleza de Peñafiel son también dignas de ver.

Portugal

En el lado portugués del Parque, en lo alto de un promontorio, debes visitar el microcosmos de Monsanto y Penha Garcia, con sus casas incrustadas en la roca. Además, es digna de ver la panorámica desde el castillo. Por su lado, Idanha-a-Velha e Idannha-a-Nova resultan igual de encantadoras. Luego, puedes acercarte a Castelo Branco y Marvão, en plena región del Alentejo, para volver de nuevo a Extremadura a través del paso de montaña de Puerto Roque.

Valencia de Alcántara

Entre farallones de rocas de cuarcita, un terreno ideal para los escaladores y un frondoso bosque, se encuentra otra de las joyas de Tajo Internacional: Valencia de Alcántara. Esta localidad está poblada desde el megalitismo y destaca su impresionante conjunto de medio centenar de dólmenes a los que podrás acceder a través de pistas no asfaltadas y un espectacular paisaje. Te recomendamos utilizar motos trail para encontrar su ubicación exacta.

Valencia de Alcántara es el municipio con mayor número de habitantes y reúne óptimas condiciones para disfrutar del mototurismo. De hecho, hay varias fincas en las que poder practicar off road.

Cedillo

A través de la N-521 y luego por la EX-374 llegarás a Cedillo, un ejemplo más de la llamada ‘España rural’. Durante el trayecto te acompañarán aves, venados y cuando llegues a la desembocadura del Sever, animales acuáticos. Aquí tienes la posibilidad de realizar el famoso Crucero por el Tajo.

Ahora es importante planificar el viaje pues puedes cruzar a Portugal a través de la central hidroeléctrica del Tajo, pero debes conocer antes los horarios. De Cedillo a Montalvão, según la hora a la que quieras cruzar la Raya, puedes tener 14 kilómetros o 100. De todos modos, te recomendamos cruzar a través de Puerto Roque por Valencia de Alcántara.

Herrera de Alcántara

Desde Cedillo hacia el noreste rueda por la parte más occidental de Extremadura. Se trata de una carretera secundaria y el pavimento no está en perfecto estado, pero el viaje merece la pena para visitar Herrera de Alcántara. Esta localidad también posee vestigios romanos, árabes y cristianos y perteneció a la Orden de Alcántara.

Carbajo

A través de la CC-37 puedes parar en Carbajo. Aquí, suben las cumbres de las montañas y el terreno se vuelve escarpado. Abunda la caza mayor y no es de extrañar cruzarse con jabalíes y ciervos.

Recomendamos encarecidamente probar el queso de Carbajo, internacionalmente premiado, que tiene su fábrica en esta localidad.

Membrío

A través de las curvas de la CC-126 es probable que se crucen en tu camino ciervos entre Carbajo y Membrío. Además, encontrarás rebaños de ovejas, cabras, caballos o piaras de cerdos así como la iglesia Nuestra Señora de Gracia. Te recomendamos que vayas hasta las charcas y el embalse del cementerio para vislumbrar la fusión del arroyo del Realito con la Cañada Real de Gata, cuyas huellas también encontramos en Piedras Albas y Zarza la Mayor. Este cruce de caminos se remonta a milenios de antigüedad y prueba de ello son las tumbas antropomorfas y los vestigios de un antiguo castro.

Salorino

Pedaleando por la carretera N-521 llegas a Salorino. Durante el trayecto, rodarás tranquilamente por uno de los mejores ejemplos de dehesa cacereña con su vegetación típicamente mediterránea y una gran diversidad de fauna, un auténtico paraíso natural, cuyo desarrollo económico se basa en la sostenibilidad desde la época romana, que en esta ocasión tiene al río Salor como protagonista.

Herreruela

Nuestra ruta circular termina en Herreruela con un paisaje dominado por Nuestra Señora de la Encarnación y la estación de ferrocarril, ahora mismo abandonada. Te recomendamos observar las estrellas en este punto, pues apenas hay contaminación lumínica y las noches son un auténtico espectáculo. Si vas en otoño escucharás, mientras pedaleas, los bramidos de la berrea.

Muy cerca de Herreruela, por la EX-302, hay que bajar hasta el río Salor, un lugar de naturaleza agreste y un antiguo puente. Sin duda, uno de los lugares donde el aire es más puro ¡Un auténtico Edén!

Tajo Internacional en Motoviajeros

Ver publicación