Herrera de Alcántara

Historia y naturaleza para dejarse llevar

Contacto

Ayto. Herrera de Alcántara
Santo Domingo, 17
10512 Herrera de Alcántara, Cáceres (Extremadura)

927 591 006
Fax: 927 59 11 04
www.herreradealcantara.es

Herrera de Alcántara está situado en pleno corazón de la Reserva de la Biosfera Tajo Internacional, a medio camino entre Cedillo y Santiago de Alcántara, sobre un pequeño cerro rodeado por la rivera del Aurela, el río Tajo, el Sever y el Alburrel. El nombre del municipio podría derivar de una herrería que existió allí desde el Siglo XI y donde se cuenta que se forjó la rejería de la Catedral de Santiago de Compostela.

Este territorio fue ocupado por los romanos, primero, y por los cristianos en torno a 1167 tras arrebatárselo a los árabes, pero mucho tiempo antes también vivieron otros pueblos. Esto se puede comprobar gracias a los dólmenes milenarios existentes en el municipio. A partir del siglo XV se convierte en Villa de Realengo perteneciente a la Orden de Alcántara hasta independizarse y crear su propia identidad, aunque en el siglo XVII las guerras con Portugal arrasaron la fortificación de Herrera de Alcántara. Un dato importante para la historia y la economía de este pueblo es que tuvo un puerto fluvial en el río Tajo, de dónde salía mercancía hasta Inglaterra, pasando por Lisboa incluso ya en el siglo XVIII. Hoy se encuentra uno de los embarcaderos que forman parte de la ruta fluvial del barco ‘Balcón del Tajo’.

Curiosidad: La contribución de Herrera de Alcántara a la conquista americana no fue numerosa ya que solamente cinco vecinos de este pueblo salieron para América. Aun así, uno de ellos, Gonzalo Silvestre, ha quedado inmortalizado en las páginas de la Historia literaria al ser el relator de “La Florida del Inca”, que escribió el autor Gómez Suárez de Figueroa (luego denominado Inca Garcilaso de la Vega). Silvestre había intervenido en la expedición del territorio norteamericano con Hernando de Soto y posteriormente pasó a la conquista del Perú, donde conoció al Inca Garcilaso de la Vega.

La localidad es perfecta para los amantes de la naturaleza y del avistamiento de aves. Cuenta con una Zona ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) ‘río Tajo Internacional y Riberos’ y en ella pueden observarse cigüeñas negras, buitres leonados, águilas y, en los ríos y riachuelos, martines pescadores y nutrias.

Y atentos al lenguaje, porque Herrera de Alcántara es uno de los cuatro pueblos en los que se habló portugués como lengua materna en el pasado en Extremadura. A pesar de que ha ido desapareciendo con el tiempo, todavía hay vecinos que hablan un dialecto del portugués arcaico.

No te puedes ir sin ver…

HERRERA DE ALCÁNTARA - DÓLMENES

Existen varios conjuntos dolménicos en la zona: el de Cerro Caldera, el de Bodegas, el del Sesmo, el de Vereda y el de Solana. Son dólmenes, de los que solo se conservan algunos restos, ya que son de pizarra y es una piedra muy frágil, por lo que su conservación es muy difícil.

Este curioso puente de pizarra no tiene datación exacta, pero sus orígenes deben ser bastante antiguos, puede que de procedencia celta. Construido con lanchas de piedra, antes era usado para las localidades vecinas de Herrera de Alcántara y Cedillo.

También es el nombre por el que se conoce una ruta de senderismo homologada por la FEDME ‘SL-CC 136’. Esta ruta se inicia en la carretera del río Tajo, pasa por la Fuente de la Pizarra (data de 1400), las pasaderas, el camino del Cotillo, la Gándara y, por último, el Puente Viejo del Cabrioso.

Existen tres miradores en los alrededores: el de Negrales, el del Rocho y el del Tajo.

Desde ellos, y gracias a su excelente ubicación y entorno, cualquier persona podrá observar un gran número de aves rapaces bajo unas panorámicas espectaculares. El mirador de Negrales también está incluido en otra ruta de senderismo homologada por FEDME de dificultad media. Igualmente pasa por el río Tajo y tiene una longitud de 8,4 Km y una duración de aproximadamente 2 horas.