Reserva de la Biosfera Tajo Internacional

un ecosistema protegido

Comparte

La Reserva de la Biosfera Tajo Internacional cuenta numerosas figuras de protección reconocidas a nivel regional, europeo y mundial. El objetivo principal de todas ellas es garantizar la conservación de los valores naturales y culturales que atesora este territorio fronterizo.

La Red Ecológica Europea Natura 2000, el Parque Natural Tajo Internacional en España y el Parque Natural do Tejo Internacional en Portugal, el Parque Internacional Tajo-Tejo o la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Tajo-Tejo Internacional son las principales áreas protegidas que encontramos en este territorio.

Reserva de la Biosfera Transfronteriza del Tajo-Tejo Internacional (2016)

Parque Internacional Tajo/Tejo (2013)

Parque Natural del Tajo Internacional en Extremadura (2006)

Parque Natural do Tejo Internacional en Portugal (2000)

Monumento Natural Berrocal de la Data

Y un importante número de lugares incluidos en la Red europea Natura 2000: 9 Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPAS) y 14 Zonas Especiales de Conservación (ZEC) en España, y 1 Zonas de Proteção Especial (ZPE) en Portugal.

La Reserva de la Biosfera Tajo Internacional es un territorio de especial relevancia situado en la región occidental de la península ibérica, compartida entre España y Portugal, que tiene como eje principal el curso del río Tajo. Se trata de un área de baja altitud, pero de relieve escarpado como consecuencia del encajamiento del Tajo y sus principales afluentes (Sever, Pónsul, Aravil, Salor y Erjas) en el borde de la penillanura.

Esta área natural constituye un sector muy representativo del ecosistema mediterráneo donde se ha venido realizando una explotación racional y sostenida de los recursos naturales, lo que ha permitido el mantenimiento de una elevada biodiversidad (aquí encuentran refugio alrededor de 300 especies de nuestra fauna mediterránea más representativa y más de 900 especies vegetales) y unos activos culturales particularmente valiosos y singulares de marcado carácter fronterizo.

Una dehesa extensa

El río Tajo dibuja la orografía de este precioso territorio. A su orillas nacen dehesas extensas en las que encontrarás un paisaje agreste, repleto de encinas, alcornoques, matorral y sonidos de multitud de aves. Un ecosistema único. Además del Tajo, confluyen por esta tierra sus afluentes Erjas, Aravil y Ponsul por el norte y el Salor y el Sever, por el sur. Todo este circuito de agua genera una naturaleza rebosante de diversidad y color.

Los buitres negros, los alimoches, las águilas imperiales o los ciervos se mueven en una raya invisible entre España y la Beira portuguesa. Un territorio con muy poca densidad de población y unos usos ganaderos responsables con el medio ambiente que han permitido que hoy podamos disfrutar de una naturaleza virgen y repleta de matices. Un territorio solo apto para auténticos amantes de la naturaleza dispuestos a vivir una experiencia única.

Un hogar para las aves

El águila imperial ibérica, el águila perdicera, la esquiva cigüeña negra, el buitre negro, el alimoche, el cernícalo primilla, la avutarda o el sisón surcan los cielos de la Reserva de la Biosfera Tajo Internacional. No hay que olvidar a los búhos reales, mochuelos, aguiluchos cenizos o alcaravanes.

Cualquier época del año es buena para disfrutar de este espectáculo de la naturaleza. La actividad es más intensa en primavera porque coincide con la época de reproducción de estos animales. Además, el otoño y el invierno son las estaciones idóneas para admirar las migraciones de algunas aves como las grullas. Todo un espectáculo en el ecosistema único de la Reserva de la Biosfera Tajo Internacional.

La berrea

Con los últimos coletazos del verano los ciervos macho y los gamos entran en celo. Las primeras lluvias del otoño se aproximan y el silencio de la Reserva de la Biosfera Tajo Internacional se rompe con las impresionantes peleas de estos animales.

La Sierra de San Pedro es un entorno ideal para disfrutar de este espectáculo. Los bramidos se escuchan sobre todo en la oscuridad de la noche, pero al atardecer y al anochecer se pueden observar estas espectaculares disputas.

La diversidad de la fauna

Aunque las aves sean las reinas del cielo y tengan una gran protagonismo dentro del parque y la Reserva de la Biosfera, la tierra posee un buen número de animales característicos del lugar como el lagarto verdinegro, el topillo de cabrera, la rana patilarga o el galápago europeo. Incluso en las orillas de los ríos, a menudo se dejan ver las esquivas nutrias, dada la gran calidad y limpieza de estas aguas.

Igualmente, bajo el cauce del Tajo habitan peces autóctonos como el comizo, la boga del Tajo, el barbo o la colmilleja, propios de aguas dulces poco profundas.

La rica y variada flora

Encinas y alcornoques coronan la Reserva de la Biosfera Tajo Internacional en un paisaje típico de la dehesa. Además, abunda el matorral y los cultivos de pastos. El lirio amarillo, símbolo de la Reserva de la Biosfera Tajo Internacional, crece en este suelo junto a algunas especies de orquídeas, algunas endémicas.

En primavera, la variedad de la flora ofrece ser toda una explosión de color gracias a las floración de los brezos, jaras, majuelos o las orquídeas. En otoño el paisaje se torna ocre, rojizo y amarillento, y llaman especialmente la atención la belleza de los madroños, encinas, cornicabras o durillos.

Centro de Interpretación del Parque Natural Tajo Internacional

Este centro, ubicado en la localidad de Alcántara, es una casa solariega del siglo XVI conocida popularmente como “Casa Natalio”. Ofrece completa información sobre el Parque Natural y la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Tajo Internacional, sus valores naturales y culturales, sus rutas y sus pueblos.

En su interior cuenta con todo tipo de recursos didácticos (puntos interactivos, maquetas, proyecciones, juegos, talleres y actividades de educación ambiental) para hacer al visitante partícipe de los valores de este área protegida.

No te puedes ir sin ver…