Conjuntos Históricos

Un viaje en el tiempo

Comparte

Como buen enclave fronterizo, la Reserva de la Biosfera Tajo Internacional está repleta de historia. Este territorio y sus pueblos han sido lugares clave en la historia de la Península Ibérica tanto en la prehistoria como en la época romana, la Reconquista o la Edad Moderna.

Su paisaje agreste, sus sierras, un elemento clave para la defensa militar y, por supuesto, la frontera natural que proporciona el río Tajo han generado conjuntos monumentales únicos.

Castillos, iglesias, palacios, casas señoriales y una singular arquitectura popular son los protagonistas de los pueblos de esta tierra de frontera y leyenda.

Conventual de San Benito - Alcántara

Alcántara, mucho más que un puente

Alcántara es mucho más que su maravilloso puente romano. Destaca el Conventual de San Benito, del siglo XVI, que fue la cuna de la imponente Orden de Alcántara. Un maravilloso edificio lleno de estancias y patios en el que sobresale la fabulosa Galería de Carlos V, que se transforma cada verano en el escenario perfecto del Festival de Teatro Clásico de Alcántara. Todo un viaje al Siglo de Oro.

Las huellas sefardíes están muy presentes en las callejuelas de su Barrio Judío, en el que se conserva la antigua sinagoga. Paseando por sus estrechas calles se llega hasta la Iglesia de Santa María de Almocóvar. La plaza de su portada principal la preside una impresionante escultura dedicada a San Pedro de Alcántara. Son de gran valor artístico los conventos del Sancti Spíritu y San Bartolomé (actual Hospedería de Alcántara), así como la Iglesia de la Encarnación, la de Nuestra Señora de los Remedios o sus casas solariegas, una de ellas, la de los Arias de Quintadueñas acoge el Centro de Interpretación del Parque Natural Tajo Internacional.

ALCÁNTARA CONJUNTO HISTÓRICO

Zarza la Mayor, el ave fénix de la Reserva de la Biosfera Tajo Internacional

La historia de este municipio está plagada de guerras y conflictos con Portugal. Tanto es así, que Zarza fue pasto de las llamas hasta en cuatro ocasiones. Dado el carácter guerrero de sus habitantes, Felipe IV le otorgó a la villa el título de ‘la Mayor’, como reconocimiento a su heroísmo.

De esta localidad destaca el Castillo de Peñafiel, de origen árabe. También es conocido bajo el nombre de Racha-Rechel (La piedra de Rachel). Esta fortificación llegó a convertirse en Encomienda de la Orden de Alcántara y es el orgullo de todos los zarceños. Zarza la Mayor cuenta con edificios nobles como la Casa de las Encomiendas o el Palacio del Comendador, que muestran la importancia de esta pequeña localidad en el pasado. Son interesantes y dignas de ver la Iglesia de San Andrés, del siglo XV, o, las ermitas de Nuestra Señora del Castillo y la Ermita de San Bartolomé.

Del antiguo poder económico de la localidad da fe la singular Fábrica de la Seda, actual casa consistorial, y, la Fuente Conceja, que data del medievo y ostenta el título de Bien de Interés Cultural en la categoría de monumento.

Valencia de Alcántara, un crisol de culturas

Si lo que te gusta es perderte por estrechas callejuelas para empaparte del ambiente de otra época Valencia de Alcántara es tu destino ideal. Valencia de Alcántara y su Barrio Gótico Judío fueron declarados Bien de Interés Cultural con la categoría de Conjunto Histórico Artístico en 1997.

El carácter fronterizo es clave para entender el patrimonio artístico y la historia de esta localidad. Alma y espíritu de lo que hoy conocemos amistosamente como ‘la Raya’. Y es que muchos de sus vecinos se refugiaron en la vecina Castelo de Vide cuando fueron expulsados por los Reyes Católicos de España en 1942. Esos lazos se han mantenido vivos con el paso del tiempo.

Aquí convivieron las tres culturas occidentales: cristiana, árabe y judía, conformando un trazado irregular típicamente medieval de calles sinuosas y estrechas, llenas de bellos rincones que esconden numerosas historias y leyendas.

En su visita, podrás conocer además la bella sinagoga, el castillo fortaleza con su Torre del Homenaje, o, el templo de Santa María de Rocamador, declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento Histórico Artístico desde 1982, y que alberga importantes piezas de arte sacro de Berruguete, el Divino Morales o Churriguera.

Pocos lugares ofrecen al visitante tanta y tan interesante historia como Valencia de Alcántara, poblada desde la prehistoria (el conjunto megalítico de su término municipal es uno de los más importantes de Europa), insigne plaza fuerte fronteriza y albergue de un crisol de culturas.

Valencia de Alcántara

Cabe destacar que en Brozas se puede visitar la Casa de El Brocense, uno de los humanistas españoles más relevantes del siglo XVI. Su casa está en la calle Aldehuela y en ella se pueden conocer los orígenes de este importante intelectual español de la Edad Moderna.

Brozas, Encomienda Mayor de la Orden de Alcántara

En este encantador pueblo blanco encontrarás una fusión perfecta entre edificios de carácter militar, religioso y civil, testimonio de su fecunda historia como Encomienda Mayor de la Orden de Alcántara.

Un paseo por Brozas es un placer para los sentidos. Sus calles blancas están llenas de balcones nobiliarios y escudos heráldicos que adornan casas señoriales como la Casa Palacio de los Argüello-Carvajal, del siglo XVII, la de los Flores, lugar de nacimiento de Nicolás de Ovando, del siglo XV, o la de los Bravo, del siglo XVIII. Pero sin duda, Brozas es conocido por su albergar la impresionante Fortaleza de la Encomienda Mayor de la Orden de Alcántara (s. XIII-XVIII), que conserva los restos de sus macizos baluartes.

En 2016 fue declarado Conjunto Histórico y razones no faltan. Desde el punto de vista religioso es de obligada visita la Iglesia de Santa María Mayor de la Asunción, del siglo XV, declarada también Bien de Interés Cultural en la categoría de monumento, y una de las de mayor tamaño de Extremadura. La localidad cuenta también con otros notables ejemplos del poder religioso como la de los Iglesia de los Santos Mártires, del siglo XV; el Convento de las Comendadoras y el Convento de Nuestra Señora de la Luz., ambos del siglo XVI.

Villas históricas al otro lado de la frontera

La parte portuguesa del Parque Tajo Internacional tiene ciudades y aldeas históricas muy interesantes y que merecen una visita. En la zona de Portugal Centro, pertenecen al parque las parroquias que forman parte de Penamacor, Idanha-a-Nova, Castelo Branco y Vila Velha de Rodão donde destacan tres aldeas históricas: Monsanto, Penha Garcia e Indanha-a-Velha.

En la zona del Parque ya dentro del Alentejo portugués encontramos enclaves llenos de magia a lo largo de toda la Sierra de San Mamede: Castelo de Vide, Marvão, Portalegre, Gavião o Nisa.

No te puedes ir sin ver…