5 razones para perderse

en la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Tajo Internacional

Comparte

En la reserva de la Biosfera Tajo Internacional reina la armonía entre el ser humano y la naturaleza. El desarrollo sostenible lleva practicándose siglos y tiene su mayor exponente en el desarrollo de la dehesa. Cualquier momento es bueno para conocer el espectacular entorno de la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Tajo Internacional.

Como sabes, en la provincia de Cáceres hay dos territorios que ostentan este título que valora la perfecta armonía entre el ser humano, la diversidad biológica y el desarrollo sostenible: Las Reservas de la Biosfera declaradas por la UNESCO ‘Tajo-Tejo Internacional’ y ‘Monfragüe’. Además, en el caso de Tajo Internacional la reserva es transfronteriza, ya que su territorio se extiende entre zonas de España y Portugal.

Una frontera que une: cultura rayana

La Biosfera es la capa que envuelve a toda la tierra y no entiende de fronteras. Sirve de metáfora para resaltar la especial importancia de que la Raya, que separa Extremadura y Portugal, une más que nunca. Hay que resaltar también que, al existir una separación política, hay numerosos pueblos con muchas características propias, un hecho que aporta todavía más valor a la Reserva de la Biosfera de Tajo Internacional.

Un espacio protegido

La Reserva de la Biosfera Transfronteriza Tajo-Tejo Internacional ocupa una superficie de 428.176 hectáreas en el occidente peninsular y está compuesto por 14 municipios de la provincia de Cáceres junto a 12 freguesías portuguesas. En este escarpado territorio se encuentra también el Parque Natural Tajo Internacional, la Zona de Interés Regional de Sierra de San Pedro, varias ZEPA (Zonas de Especial Protección para Aves) y ZEC (Zonas de Especial Conservación), que forman parte de la Red Natura 2000.

Huella prehistórica, armonía entre el ser humano y la naturaleza

La unión del ser humano y la naturaleza se palpa desde tiempos inmemoriales en la Reserva de la Biosfera de Tajo Internacional. Puedes disfrutar de varios monumentos que se funden con el paisaje como el conjunto dolménico de Valencia de Alcántara, los conjuntos de Herrera y Santiago de Alcántara o Cedillo. En la parte portuguesa son dignos de ver el conjunto megalítico de Castelo de Vide, destacando el Menhir da Meada.

Paisajes increíbles

La dehesa, una forma de explotación del territorio sostenible, predomina en el paisaje con encinas y alcornoques acompañados de acebuches y olivo. Igualmente, en la sierra y los riberos predominan los arbustos como el madroño, el aladierno, el lentisco o el labiérnago así como de durillos y arces de Montpellier. Cabe destacar la presencia de otras especies singulares como el lirio amarillo, la rosa albardera o diversas orquídeas. Encontramos además robles melojos, castaños y vegetación típica de los ríos como alisos, fresnos y sauces en las cuencas del río Erjas y Sever.

El paraíso de las aves

Alrededor de 300 especies de aves pasan grandes periodos de tiempo en la Reserva de la Biosfera de Tajo Internacional, debido a la gran variedad de ecosistemas. De hecho hay numerosas áreas protegidas ZEPA (Zona Especial para la Protección de Aves). Aquí podemos ver buitres leonados, negros (que son especialmente vulnerables), cigüeñas negras o alimoches. No podemos olvidar a las águilas reales, perdiceras, culebreras, milanos, que también son habituales en este paraje. Asimismo, es también territorio del cernícalo vulgar y primilla, garcillas, gangas, sisones, avutardas, búhos reales, mochuelos…

No te puedes ir sin ver…